cuando mis pensamientos van más allá y se convierten en relatos
Nunca con una Nativa - GeorgioGalben

mujer mirando a su derecha
A veces me pregunto ¿porqué? pero simplemente no encuentro explicación. Sea «el destino», las decisiones, ¿mala suerte?, sea lo que sea, así es como ha pasado … ¡y sigue pasando!​

Buenas tardes o buenas noches; hoy traigo un artículo muy personal y no encontraba una categoría tan específica pues me vino la idea de crear una. Ya que es una idea bastante buena, se merece que a partir de ahora tenga artículos similares y con esto puedo aprovechar y compartir situaciones y vivencias acerca de mi y hacerlo de la manera más verídica posible ya que mi nueva categoría se llama: pensamientos 🙂

Antes de seguir con este asunto quiero mencionar que todo lo que voy a compartir será sobre la marcha ya que no lo tengo preparado de forma previa y además evitaré en la manera de lo posible en usar cualquier nombre real de las personas que han intervenido a lo largo de este tiempo y sustituir sus nombres con otros inventados.

Si lees esto y te identificas de alguna manera, será por varias razones:
  1. eres tu quien estuvo allí de forma directa o indirecta,
  2. pura casualidad… 😂
En cualquiera de los casos, un comentario bonito me alegra el día pero si no sabes que decir hay alternativas para hacerme feliz 😅 dar «me gusta», compartir en las redes sociales, con un amigo, etcétera.

un poco de historia (LOS INICIOS)
Poco años después de mi uso de razón y cuando salía a la calle a jugar (pero de verdad) muchas veces habían más chicas que chicos. Ciertos instintos se desarrollan más tarde; créeme, jugar «a los médicos» cuando eres un niño, no es lo mismo que cuando ya tienes una cierta edad.

NUNCA_CON_UNA_NATIVA_pexels-jasmin-chew-8373863_400.jpg

mujer de espalda mirando al arcoiris; imagen subjetiva echa por Jasmin Chew

el primer intento;​

Si no mal recuerdo, en nuestra calle había unas chicas que era nuestras compañeras de colegio; luego de instituto. Una de ellas me gustaba y mucho. -casi casi se convierte en algo similar a una novia- Pero no pudo ser, ya que en un plazo medio corto nos teníamos que ir de allí al extranjero. Con Lorena empecé a intercambiar unas miradas «raras» pero ambos sabíamos que no iba a suceder nada más. Todo acabó en unos besos inocentes.

los acontecimientos (LAS VIVENCIAS)
Poco tiempo de haber llegado a España, en uno de los veranos, conocí a una chica que había llegado con la clase a veranear aquí. Si estoy en lo cierto se quedaron casi un mes. Pues era una clase de chicas, de checas (República Checa). A todas ellas si las ponías en fila india podrías apreciar una escala entera del color rubio desde el más claro al más oscuro. Un verdadero flipe porque nunca había visto a tantas rubias juntas. 🤤😂 Mis amigos se lanzaban sobre ellas como lobos. Puedo afirmar que ellas eran «caperucitas-rubias». Mi timidez era extrema (y aún sigue igual) pero aún así me hice una amiga del grupo: Hanna. Ella fue mi primera novia. Estuvimos encantados y podría decir… ¡compatibles! hasta el punto en que al año siguiente volvió solamente para verme. Vinieron su madre y ella desde República Checa para estar un rato conmigo. -Si eso no es amor, dime tu qué es? Desgraciadamente nuestra comunicación no era tan fluida: entre mi nivel medio-bajo de inglés y el suyo bajo-corto de español nos entendíamos como podíamos, pero sí que nos entendíamos en lo básico. Vino aquel año para una semana o unos días con la esperanza de que yo me fuera allá a vivir con ella. Eso no iba a pasar… tras esos días se fue y no he vuelto a saber nada de ella, ¡nunca más!

Dos años (veranos) consecutivos después de lo de Hanna, conocí unas francesas. Estuve un año con una y el otro con otra. La primera no volvió porque se iba a Estados Unidos y la segunda se quedó en Francia.

el segundo intento;​

Después de aquellas chicas ya no conocí a ninguna en persona. Estaba estudiando y poco más. -El boom de las mensajerías instantáneas estaba en su auge: AOL, ICQ, Hotmail, Yahoo, etcétera. Además de pegarme horas y horas jugando a los disparos online, usaba una mensajeria llamada mIRC. De aquella, esta aplicación era muy conocida y muchos la usaban. Este mIRC es la raíz, yo usaba el IRcap. (Hoy día se usa muy poco y algunos usan TerraChat en lugar del IRCap)En uno de los canales conocí a una chica. Creo que fue mi alma gemela virtual. Hablábamos de todo, ¡TODOS LOS DÍAS! Era como si de una pareja normal y viviendo juntos se tratara. Estuvimos así un año y medio. ¡Fue increíble! Hoy en día somos amigos de facebook. Ella es una estupenda madre de dos hijos y tiene una familia tan maravillosa como ella y como lo fue conmigo en aquellos tiempos. ¡Andrea es estupenda!

-mi primera relación larga-

Después de esta chica de internet, estuve un tiempo sin nadie hasta que surgió una chicha de aquí: fue Raquel.

Después de ella, di con Blanca.
Fue la primera relación larga (algo más de cinco años). Fueron cinco años donde pasemos lo bueno, lo malo y lo peor. Sería más o menos como el curra lo dicta cuando se celebra el enlace matrimonial. Pasemos por muchas putadas juntos y nos perdonamos nuestros errores mutuos. Es complicado y tampoco se debe de medir o poner en balance quien ha echo más tonterías o quien ha echo más cosas buenas. Eso no se hace ni se debería; cuando se llega a ese tipo de cosas, la relación ya empieza a tambalear. Lo cierto es que por alguna razón y por miles más ya no estamos juntos. Y algún día haré sobre esto un relato para describir en profundidad estos cinco maravillosos años.

-la segunda relación larga-​

Después de aquella chica (Blanca) , vino esta (Sara) y la verdad es, que esta segunda tiene mucho que ver con la primera. Ya que con la primera, en el último año «estaba por estar«, esta fue el empuje que me dio para finiquitar la relación. Si hice lo correcto o no, esto se iba a averiguar más tarde. El tiempo es aquel que resuelve los problemas, nos saca de dudas, nos resucita o nos mata. El tiempo es la herramienta perfecta a nuestras decisiones. El tiempo esta allí: pasa, pasa y pasa. Mientras que las decisiones pueden cambiar a cada momento.

(Las decisiones + tiempo = resultado)

Con esta segunda chica estuve otros cinco años. Muy diferentes pero similares en algunos aspectos. Nunca voy a comparar las relaciones en sí y como en la primera, en esta tampoco diré quien ha echo más bien o más mal. Pero si que puedo decir que fue bonito, profundo e inocente (hasta cierto punto). Una vez empezaron los problemas, estos iban a suceder en cadena. Así mismo cada uno sujetando un extremo de dicha cadena. Por cada problema, la cadena se alargaba pero estábamos conectados a través de ella. No queríamos soltar la dichosa cadena. Y se hacía cada vez más larga. Y cuanto más larga más pesada hasta en el punto que entre nosotros ya había un abismo resultando prácticamente imposible en llegar el uno al otro. Lo único que nos quedaba en común era la dichosa cadena que la estábamos sujetando cada uno de un lado. Finalmente, el peso de la cadena ya se hizo inaguantable y … ¡la soltamos! Esta relación al igual que la anterior, tendrá un relato bien detallado como se merece.

Después de Sara, hubieron dos chicas más: Aitana y Amaia Todo pasó rápido y caótico. Pero entre la rapidez y el caos hubieron varios acontecimientos y algunas cosillas a las que describiré junto en el relato de Sara.

el tercer intento;​

Después de Sara, la chica que me volvía loco era Iasmina. Esta era del mismo país que yo. Se veía como la versión salvaje de Lorena. Salvaje porque se veía mucho más atrevida, mucho más impulsiva, mucho más en todo. Al final este «mucho más» hizo que esto era imposible y jamás se iba a convertir en una relación, ni siquiera en una aventura.

CONCLUSIÓN FINAL // el subconsciente​

Han pasado casi veinte años desde mi primer intento y jamás estuve con una chica de mi país. No sabia decir si es algo bueno o malo, pero lo único que puedo afirmar es que nunca tuve algo que se parezca a una novia o intimo o similares. No tengo ni la más mínima idea de -el porque de esta razón y a día de hoy es posible que no me creas lo que te voy a decir, pero sinceramente no sabría como «entrarle». Simplemente no me salen las palabras para… ‘ligar, coquetear, romper el hielo’.

Después de «tantas» he aprendido algo: sin dar nombres en concreto, creo que con algunas he aparecido antes y con otras he aparecido después. Me estoy refiriendo al momento y lugar. Quizás estas personas han formado una parte del puzzle de mi vida para «crearme y forjarme» como soy hoy en día y que las demás piezas las ocupará la persona ideal en el momento y en el lugar oportuno.

nunca con una nativa - mujer de espalda al aire libre - GeorgioGalben

mujer de espalda al aire libre con las manos levantadas; foto orientativa por Athena.​



imagen de portada: Martin Lopez
 

Usuarios que están viendo este tema

Arriba